fbpx

Sexo Anal: ¿Duele tanto como dicen? Todo lo contrario

thumbnail

El sexo siempre es saludable, partiendo de que según el director del instituto Sexológico de Murcia, opina que el sexo anal puede ser una práctica común como cualquier otra.

Hay zonas del ano que son muy sensibles, por lo que se puede provocar mucho placer cuando se lo estimula. Estas sensaciones son subjetivas y cada persona las vive de una forma diferente.

sexo anal

En un estudio que se realizó sobre la sexualidad de la mujer, en 2014. De las más de 700 mujeres que participaron, con un aproximado de 26 años de edad como media, ninguna dijo que el sexo anal era mas placentero que el sexo vaginal. Mucho menos la forma de alcanzar el climax, aunque el 34% de estas féminas indicaron que les gustaba y creen que les podría gustar el sexo anal.

En todo caso, el sexo anal es una fuente alternativa de placer para muchos, pero hay que tener cuidado ya que no está exenta de riesgos.

Utilizar siempre preservativo

“A través del sexo anal se puede contraer infecciones si no se utiliza preservativo, ya que las paredes del ano y del recto se rompen con cierta facilidad, produciendo pequeñas heridas a través de las cuales las bacterias y los virus pueden llegar al torrente sanguíneo. Además, dichas paredes son absorbentes, por lo que la sangre o el semen de la pareja sexual puede entrar en nuestro organismo a través de la mucosa anal aunque no exista ninguna herida”.

Emplear un lubricante adecuado

Para evitar una penetración dolorosa es fundamental utilizar mucho lubricante, tanto en el ano como en los dedos y, posteriormente, en el pene.

Su uso facilita que la fricción no produzca heridas, tanto en el ano como en el pene. “Dicho lubricante es aconsejable que sea hidrosoluble, ya que al ser compatible con el látex evita que se rompa el preservativo durante el sexo anal”.

sexo anal

También debemos recordar que este tipo de lubricante se seca muy rápido, así que, para prácticas sexuales más dilatadas se puede utilizar también un lubricante a base de silicona compatible con el látex.

“Algunos tipos de lubricantes, como las cremas o la vaselina, pueden irritar la zona anal, por lo que debemos evitarlos”.

Trabajar para que el esfínter se dilate y la persona se relaje

La penetración debe iniciarse muy despacio para dar tiempo a la otra persona a relajarse. Inspirar y espirar facilita que los músculos del ano se relajen.

“Cuanta más confianza e intimidad tengas con tu pareja sexual, más fácil será relajarse, y esto nos ayudará a que el esfínter pueda dilatarse y la penetración no sea dolorosa”.

sexo anal

No hacer movimientos bruscos

Una vez se hayan introducido los dedos o el pene, no se deben hacer movimientos bruscos. Si el ano se contrae, “tenemos que esperar a que se vuelva a relajar para sacar lo que hayamos introducido, de lo contrario haremos daño a la otra persona”.

Practicar individualmente

Para los/as principiantes se aconseja aprender a relajarse con la práctica en solitario, introduciendo los propios dedos o consoladores de diferentes tamaños.

“Si nos encontramos cómodos con la pareja sexual, el momento y el lugar en el que practicamos el sexo anal, y si se realiza la práctica suficiente, puede llegar a no doler nada”.

Por último, recuerda, que en la pareja, si hay amor, se disfruta el doble. Con responsabilidad y paciencia lograrán disfrutar al máximo.

Recuerda pasarte por nuestra sección SEXUALIDAD para leer más al respecto.
Por último, no olvides seguirnos en nuestras redes sociales:
Seguirnos en Twitter
Darnos Like en Facebook
Suscribirte a Youtube

Comentarios

3 thoughts on “Sexo Anal: ¿Duele tanto como dicen? Todo lo contrario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top